La espalda - Nix Bedding

Las causas del dolor de espalda son múltiples y sabiendo que esta patología es muy frecuente, es importante comprender la importancia de adoptar unos hábitos posturales correctos, y adecuar nuestro estilo de vida para prevenir el temido dolor. A continuación exponemos algunos ejemplos de cómo podemos mejorar nuestros hábitos posturales, siempre teniendo en cuenta que nuestros consejos son puramente informativos. Si sufres dolores crónicos consulta siempre con tu especialista.

espalda

espalda

Si sufres de dolor de espalda debes buscar la mayor calidad para el mejor soporte. Habla con tu doctor para que te de sus recomendaciones. Recuerda que la compra de tu cama no es un gasto sino una inversión; ahorrarás en correcciones médicas posteriores.

Normas para mantener una espalda sana:

 
  1. Mantente activo y evita estar todo el día sentado. De lo contrario, perderás fuerza en la musculatura de la espalda y aumentará el riesgo de que te duela.
  2. Haz ejercicio habitualmente: nadar, correr o ir en bici te pondrán en buena forma física. Los ejercicios de gimnasio pueden además hacer que la musculatura de tu espalda sea potente, resistente y flexible. Cualquier ejercicio es mejor que ninguno.
  3. Calienta tus músculos antes de hacer ejercicio y estíralos al terminar. Si compites en algún deporte, sigue escrupulosamente los consejos de tu entrenador para evitar tener problemas de espalda.
  4. Cuando tengas que estar sentado:
    • Hazlo lo más atrás posible en la silla y mantén el respaldo recto.
    • Mantén la espalda relativamente recta y los brazos o codos apoyados.
    • Cambia de postura frecuentemente e intenta levantarte cada 45-60 minutos.
  5. Cuando uses el ordenador, coloca la pantalla frente a tus ojos y a la altura de tu cabeza.
  6. Utiliza la cabeza en vez de la espalda: intenta transportar el menor peso posible.
  7. No fumes. No lo necesitas y, además de envenenar tu salud, también aumenta el riesgo de que te duela la espalda.
  8. Si te duele la espalda, consulta al médico sin perder tiempo; cuanto antes se tomen las medidas necesarias, mejor.
  9. Si te duele la espalda, no te derrumbes. Es muy probable que no tengas nada grave y sólo se deba a que tus músculos no están trabajando bien. Evita el reposo, lleva una vida lo más normal posible y mantente tan activo como puedas para que vuelvan a funcionar correctamente.